DISRUPTORES ENDOCRINOS: ¿CÓMO ENTENDERLOS Y CÓMO LOS PODEMOS EVITAR EN NUESTRA VIDA COTIDIANA?

Te compartimos esta nota del Dr. Mauro Pautasso del Servicio de Endocrinología y el Dr. Nicolás Paladini del Departamento de Andrología del Servicio de Urología

Como definición, un disruptor es aquello que produce una interrupción, es por ello que un disruptor endocrino es cualquier compuesto químico contaminante o agente externo, que una vez ingresado en el organismo, puede generar modificaciones hormonales de propiedades estrogénicas, androgénicas o tiroideas. A estos compuestos los podemos encontrar en varios productos de uso habitual, desde las industrias de agroquímicos, productos de limpieza, cremas, etc.

¿Cómo causan enfermedad ?

Estos disruptores tienen las propiedades de comportarse como hormonas, alterando el equilibrio normal, y produciendo modificaciones en el sistema endocrino, tanto estimulandolo como inhibiendo. 

¿Cómo actúan los  disruptores?

Muchos disruptores tienen la capacidad de almacenarse en el cuerpo y efectuar cambios hormonales en un tiempo prolongado. Tomemos como ejemplo los disruptores en el hombre,  estos  al ingresar a diversas células y al estar en mayor cantidad respecto a la hormona normal,  compiten por el receptor de la hormona específica en dicha célula  y como resultado generan una disminución de su acción, situación que puede llevar a una alteración de la calidad y cantidad seminal que trae como consecuencia problemas de fertilidad, una mala formación de los órganos sexuales, alteración en la libido, etc

Otro ejemplo, en personas de sexo femenino con antecedentes familiares de cáncer de mama, pueden presentar una mayor predisposición a dicha enfermedad al tener contacto prolongado con estos disruptores. 
 

¿Dónde se pueden encontrar  los disruptores endocrinos?

Existe una amplia industria que utiliza estos químicos, a continuación enumeramos algunos de los productos con los que nos relacionamos en forma cotidiana:

Fitoestrógenos: los encontramos principalmente en la soja

Ftalatos: se utiliza como plastificante o reblandecedores  en muchos productos de uso doméstico, por ejemplo geles, shampoo, jabones, juguetes de niños, y muchos productos más. Te acercamos algunos link para que puedas informarse mejor: https://www.hogarsintoxicos.org/es/riesgos/ftalatos y https://www.chemicalsafetyfacts.org/es/ftalatos/

Bifenoles A: utilizado en las industrias del plástico, empaquetado de comida, elementos  de limpieza, en resinas, pinturas. Estos químicos son utilizados ya que aumentan la durabilidad y reblandecimiento  de los productos plásticos. 


¿Cómo hallamos estos productos en nuestra vida cotidiana y cómo evitarlos ?

En nuestro entorno nos rodeamos de muchos de estos productos y es importante conocer cómo disminuir su contacto. Por ejemplo, el empaquetado de comidas en negocios que dispensan alimentos en “bandejas de plástico”,  habitualmente tendemos a calentarlos en el microondas en esa misma bandeja. Esta situación genera que el plástico se caliente y transfiera los tóxicos a los alimentos y, a su vez, al ingerirlo introducimos los contaminantes a nuestro cuerpo.  

Recomendación: traspasar el alimento a vajilla apta para microondas, para evitarlo.

Otro ejemplo común son los juguetes para  niños, mientras más pequeños su primera acción es llevar el elemento a boca, e ingerir elementos perjudiciales como el Bifenol  A .  Recomendación: identificar los productos que tienen sello “BPA free”, de esta forma evitamos que los niños al llevar el juguete a la boca no estemos perjudicando su salud futura. 

En cuanto a las cremas y los cosméticos, se recomienda leer los ingredientes involucrados en su manufactura. 

Muchos ejemplos como estos podemos hallarlos en nuestra vida cotidiana. Esta información brindada por los colaboradores antes mencionados es útil para el manejo de productos necesarios para nuestra vida.