MITOS E INQUIETUDES EN TORNO A LAS VACUNAS

Le consultamos a la Dra. Daniela Andreani, jefa del Servicio de Pediatría, cuáles son los preconceptos o dudas más frecuentes que los padres tienen a la hora de vacunar a su hijo.

La profesional parte de la premisa de que las inmunizaciones son la forma más efectiva de proteger a los niños contra enfermedades graves, ya que la vacunación está reconocida como la estrategia de mayor beneficio en la salud pública: ningún avance de la medicina ha logrado salvar tantas vidas. 

¿Por qué debemos vacunar a los niños/as?

Las vacunas o inmunizaciones han defendido de enfermedades graves por más de 70 años. Las vacunas estimulan la producción de anticuerpos que son las defensas contra una enfermedad determinada. Al ser vacunado, el niño será inmune a esa enfermedad si en algún momento se pone en contacto con el germen que la causa.

¿Por qué se reciben la mayoría de las vacunas durante los primeros 2 años de vida?

Si bien se reciben vacunas durante toda la niñez, la adolescencia y también en la edad adulta, la mayoría de las vacunas se aplican durante los 2 primeros años de la vida. Esto se debe a que los niños pequeños son más vulnerables a las enfermedades graves. Además, deberán estar protegidos antes de comenzar la escuela, donde estarán expuestos a un gran número de gérmenes.

¿Es cierto que los recién nacidos están preparados para recibir vacunas?

Los recién nacidos son capaces de responder a las vacunas en forma normal, ya que empiezan a fabricar anticuerpos a las pocas horas de vida. Un ejemplo claro es el de los recién nacidos de madres con hepatitis B, que son vacunados al nacer y que alcanzan un nivel de anticuerpos protectores que los defienden de esa infección. Además, que si su sistema inmunológico no estuviese preparado, no podrían enfrentarse a la enorme cantidad de gérmenes a los que están expuestos desde el momento del parto.

¿No tienen inmunidad natural los bebés? ¿No es mejor la inmunidad natural que la que ofrecen las vacunas?

Los bebés pueden recibir cierto tipo de inmunidad temporal de la madre durante las últimas semanas del embarazo pero solamente contra las enfermedades a las que es inmune la mamá. Darle el pecho al niño también puede protegerlo temporalmente contra ciertas infecciones menores. Sin embargo, estos anticuerpos no duran mucho tiempo y dejan vulnerable al infante para contraer enfermedades.

La inmunidad natural ocurre cuando un niño está expuesto a una enfermedad y queda infectado. Si bien es cierto que este tipo de inmunidad suele ser mejor que la inmunidad que ofrecen las vacunas, los riesgos son mucho mayores, por ejemplo, una infección natural de varicela puede resultar en neumonía o una sepsis mientras que la vacuna solo puede causar un leve dolor en el brazo por un par de días.

¿Las vacunas son seguras y de comprobada eficacia?

Antes de que las vacunas sean aprobadas y se le administren a los niños, se hacen muchas pruebas. Los científicos y profesionales médicos evalúan cuidadosamente toda la información disponible acerca de cada vacuna para determinar su seguridad y eficacia. A medida de que se obtiene nueva información y datos científicos, se actualizan las recomendaciones sobre la vacuna

¿En época de pandemia se deben vacunar los niños?

Rotundamente, sí. Los vacunatorios y centros de salud que cumplen con los protocolos son lugares seguros. Existe especial preocupación entre los pediatras por la disminución de los controles y del cumplimiento de los esquemas gratuitos y obligatorios de vacunación. Según datos del relevamiento realizado por la UCA (Observatorio de la Deuda Social Argentina) un 22% de los hogares demoró la vacunación de sus niños por efecto de la cuarentena.

¿Es cierto que tantas vacunas que se aplican en la actualidad pueden sobrepasar la capacidad de respuesta del sistema inmunológico e incluso debilitarlo?

No, no es cierto. El sistema inmunológico es capaz de responder a una gran cantidad y variedad de antígenos. Además, se sabe que los niños vacunados se defienden mejor de otras infecciones.

¿Por qué se necesitan tantas dosis para cada vacuna?

Dar cada una de las dosis recomendadas para cada vacuna  proporciona  la mejor protección posible. Dependiendo de la vacuna, se necesitan más de una dosis para crear una inmunidad suficientemente alta para prevenir enfermedades, fortalecer la inmunidad que va desapareciendo con el tiempo, asegurar que las personas que no obtuvieron suficiente inmunidad con una primera dosis estén protegidas, o para protegerse contra los gérmenes que van cambiando con el tiempo, como la influenza. Cada dosis de cada vacuna es importante porque conjuntamente, todas las dosis protegen contra las enfermedades infecciosas que actualmente representan una amenaza y que pueden ser especialmente graves para los bebés y los niños muy pequeños.

¿Existe algún inconveniente en recibir varias vacunas al mismo tiempo?

Aplicar varias vacunas al mismo tiempo produce la misma respuesta de anticuerpos que si se administraran en forma individual. El no realizar las vacunas tal cual lo indica el calendario nacional es perder una gran oportunidad.

¿Se puede vacunar en niño que está enfermo?

Si el niño previamente era sano y tiene una enfermedad leve (por ejemplo, resfrío, otitis o diarrea) podrá vacunarse. En cambio, si tiene una enfermedad grave o fiebre sin causa aún determinada se deberá esperar y consultar al pediatra.

¿Quiénes no pueden recibir ciertas vacunas?

Niños con alergias a algún componente de una vacuna.

Niños con el sistema inmunitario debilitado debido a una enfermedad o tratamiento médico, como la quimioterapia, no deben recibir vacunas a virus vivos, pero sí el resto del esquema.