DISFAGIA: CONSECUENCIAS Y SIGNOS DE ALARMA

Hoy se conmemora el Día Mundial de la Disfagia, desde el Servicio de Fonoaudiología de la CURF te invitamos a tomar conciencia sobre esta patología y reflexionar:
¿Qué sentirías si no pudieras realizar de manera segura algo tan natural como comer? ¿Alguna vez pensaste la importancia de la alimentación como acto social?

Detrás del acto de comer existe un mecanismo complejo que permite una alimentación segura, completa y disfrutable para las personas. Estamos hablando de la deglución, un proceso que permite que el alimento, saliva y secreciones puedan dirigirse de la boca al estómago con el objetivo principal de permitir una adecuada nutrición de las personas. En condiciones normales, ocurre en apenas unos segundos y mezcla acciones voluntarias tales como llevarse alimento a la boca, masticarlo y moverlo dentro de la boca, como acciones involuntarias o reflejas como la salivación, movimientos de músculos faríngeos y esofágicos.

Hay personas que no pueden disfrutar alimentarse de manera completa y variada o incluso quienes podrían presentar riesgos durante la ingesta. Esto podría deberse a la disfagia, término que designa cualquier problema o dificultad que surge desde que los alimentos se introducen en la boca hasta que llegan al estómago, lo cual podría ocasionar problemas sobreañadidos con consecuencias sociales tales como aislamiento, depresión, ansiedad por comer frente a otros y con consecuencias que impactan directamente en la salud, como la desnutrición, deshidratación, neumonía por aspiración y en casos más graves se puede ocasionar hasta la muerte.

La disfagia puede generar un alto porcentaje de institucionalización y morbimortalidad, por lo que la detección temprana y el diagnóstico oportuno son primordiales. En el equipo  multidisciplinar, los fonoaudiólogos cumplen un rol esencial al diagnosticar y rehabilitar los trastornos de la deglución, ya que mejoran la calidad de vida del paciente brindando estrategias que permiten una deglución segura, eficaz, confortable y competente.

Algunos signos de alarma de la disfagia son:

  • Rechazo a comer o beber ciertos alimentos/bebidas
  • Pérdida de peso sin causa
  • Picos febriles de origen desconocido
  • Babeo
  • Molestia o dolor al comer
  • Carraspeo frecuente, tos durante y después de comer o tomar líquidos