CERTIFICADO ÚNICO ESCOLAR (CUS): COMENZAR A PREPARARSE PARA EL CICLO 2021

Llega la época de los certificados médicos escolares y como padre seguramente te estarás preguntando ¿quiénes deben llenarlos? ¿Debo hacerle a mi hijo un electrocardiograma y una audiometría? ¿Tengo que gestionar turnos con especialistas?

La Dra. Beatriz Díaz, profesional del servicio de Pediatría te contestará algunos de los interrogantes:

¿Qué es el  CUS?

Lo primero que hay que saber es que el certificado único de salud es un documento que tiene el valor de una declaración jurada, y que el médico debe tomarlo como tal y los padres deben entender que no es un "papel” que se necesita firmar sino que es la oportunidad de controlar a sus hijos  para poder detectar y/o prevenir enfermedades y/o situaciones de riesgo. Tiene validez anual y sirve para realizar todas las actividades curriculares y extracurriculares del colegio.

¿Quién lo debe realizar?

Se recomienda que cada niño/a  concurra a su pediatra o  médico  de cabecera con quien se atiende habitualmente ya que este cuenta con su historia clínica completa y es más efectivo que sea el profesional que más lo conoce quien realice el control pertinente.
Si no tiene un profesional de cabecera es una buena oportunidad para conocer uno.

¿Qué debo llevar a la  consulta?

 - Formulario del certificado  impreso con los datos filiatorios completados (todo lo demás lo llenará el médico en la consulta)
- Carnet de vacuna (no olvidar que es una oportunidad para controlarlo).

¿Se puede realizar por telemedicina?

Aunque la modalidad virtual es muy útil para muchas consultas, el CUS debe realizarse de manera presencial ya que hay que realizar algunas prácticas como medición,  peso y examen físico.

¿Debo sacar un turno además del pediatra a otros especialistas?

 El CUS lo firma y completa el pediatra y es él quien valorará la necesidad de estudios complementarios o interconsultas a otras especialidades de acuerdo a la edad del  paciente,  examen, antecedentes, etc. No todos los necesitan.

Se recomienda que 1 vez al año realice un control  oftalmológico y cada 6 meses con el odontólogo por lo que es un buen momento  para aprovechar a realizarlo y  dejar en él constancia del mismo. El profesional  puede completar  los espacios reservados para dichas especialidades o extender un certificado con lo observado.

¿Y mi hijo/a debe  realizarse un electrocardiograma (E.C.G )? 

En Argentina no existe consenso en este punto. La asociación estadounidense no lo incluye dentro de los exámenes solicitados, en cambio la Sociedad Europea de cardiología sí.

La Sociedad Argentina de Pediatría en su consenso del año 2014, refiere que en niños sanos sin antecedentes familiares ni personales patológicos y sin intercurrencias con afectación cardiovascular NO necesitan ECG para la realización de actividad física.  En los adolescentes existe mayor riesgo de trastornos cardíacos por su periodo de crecimiento rápido y sus cambios hormonales por lo que se recomienda la realización de un ECG. Tanto en niños como en adolecentes no está indicado repetir anualmente el estudio si este fue informado como normal a menos que haya presentado alguna patología que haya afectado el sistema cardiovascular.

¿Entonces qué paciente  debería  sacar turno con el cardiólogo? 

El pediatra será quien valore la necesidad y  lo derive.

En general se recomienda a adolescentes; niños con cardiopatías congénitas, arritmias, anemia, diabetes, falla de crecimiento sin causa, los medicados con estimulantes cardiovasculares como los asmáticos, hipo o hipertensión arterial constatada, hipo o hipertiroidismo; y también aquellos con antecedente de muerte súbita en la familia.

¿Y audiometría se debe hacer?

 La Asociación Americana de Pediatría recomienda realizar audiometría  a todos los niños al ingreso escolar y especialmente aquellos con factores de riesgo de padecer patología auditiva que le serán interrogados en la consulta.