CONSEJOS PARA SOBRELLEVAR LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LA QUIMIOTERAPIA

La quimioterapia se utiliza para eliminar o desacelerar el crecimiento de células cancerosas y su intensidad puede variar según el tipo de tumor, estadío de la enfermedad y la salud general del paciente. Este tipo de tratamiento puede generar efectos secundarios y en el Día Mundial de Cáncer, los profesionales de Oncología de nuestra institución te ayudan a detectar algunos de estos efectos adversos y te brindan consejos para aminorarlos.

Algunos pacientes que atraviesan un tratamiento de quimioterapia experimentan:

  • Náuseas/vómitos
  • Llagas en la boca
  • Diarrea
  • Alteración del gusto
  • Pérdida del pelo
  • Falta de apetito
  • Cansancio
  • Hormigueo en las manos y pies
  • Leve pérdida de la audición
  • Lesiones en la piel o piel irritada

Para evitar estos cuadros o que te recuperes más rápido, nuestros profesionales te proponen llevar a cabo las siguientes pequeñas acciones pero efectivas:

  • Descansá y hacé reposo en las primeras horas luego de una sesión de quimioterapia
  • Si es posible, salí a caminar todos los días. La actividad física ayuda a mantener un ritmo intestinal regular y relaja al paciente.
  • Seguí haciendo lo que te gusta pero sin cansarte mucho, por ejemplo, dar un pequeño paseo, hablar con amigos, leer o ver una serie.
  • Mantené una dieta baja en grasas, poco condimentada y liviana y evitá alimentos picantes, salados o ácidos.
  • Fraccioná la alimentación diaria en porciones pequeñas.
  • Incorporá al menos dos litros de agua al día, ¡y si es a temperatura ambiente, mucho mejor!
  • Para facilitar la digestión, permanecé entre una y dos horas sentado después de comer.
  • Cepillá tu boca después de cada comida y antes de dormir. Utilizá un cepillo suave.
  • Si experimentás una situación de malestar en las primeras horas de una sesión de quimioterapia, ventilá el ambiente, cerrá los ojos y respirá lentamente inhalando el aire por nariz y exhalando por boca. Mantené la concentración, sentí como ingresa el aire.
  • Evitá desodorantes y lociones con alcohol que puedan secar o irritar la piel.
  • Mantené hidratada tu piel con cremas hipoalergénicas, de preferencia sin fragancia.
  • Protegete del sol: evitá estar expuesto a este en las horas de mayor radiación y si lo hacés, que no sea de forma prolongada, usando protector solar factor 50 o más y renovándolo cada 2 horas.
  • Depílate con pinzas o máquina eléctrica y nunca con cera
  • Utilizá guantes para proteger tus manos y uñas si realizás tareas de limpieza en casa o jardín.
  • No te hagas tatuajes ni piercing.
  • Si tienes una herida, limpiala con solución yodada y permanecé atento para que no se infecte. Una herida está infectada si  está roja y te duele.
  • Si bien hay formas de prevenir la caída de cabello, si esta se produce, evita secadores de pelo y otros artefactos que aplican calor. Utilizá cepillos de pelo blandos y protegé el cuero cabelludo del sol con gorras/sombreros.
  • Si tenés dudas, hacé una lista y preguntáselas a tu médico en la próxima consulta.
  • Por último, pero no menos importante, ¡lavate las manos!