ACCIONES QUE PUEDEN AFECTAR TU MOTRICIDAD OROFACIAL

La motricidad orofacial es el área de la Fonoaudiología dirigida al estudio, prevención, diagnóstico y rehabilitación de los trastornos del sistema miofuncional orofacial y cervical, así como de sus funciones desde la gestación hasta el envejecimiento: succión, masticación, deglución, respiración y fonoarticulación. Aprendemos a actuar de manera progresiva, por lo que estas actuaciones se fijan y con cada repetición se vuelven menos conscientes, convirtiéndose en hábitos. Si es repetido muy a menudo, será reflejado a una acción inconsciente.

La motricidad orofacial puede expresarse en hábitos fisiológicos, es decir, aquellos que nacen con el individuo (mecanismo de succión, movimientos corporales, masticación, habla, deglución y respiración nasal) o en hábitos no fisiológicos. Estos últimos son aquellos que ejercen fuerzas perniciosas contra los dientes, arcos dentarios y tejidos blandos. Algunos ejemplos pueden ser:

  • Succión de objetos o partes del cuerpo (chupete, mantas de apego, dedo, labio inferior, mejillas, entre otros).
  • Utilización de la mamadera y/o chupete hasta edades avanzadas.
  • Respiración bucal.
  • Frenillos linguales y/o labiales cortos.
  • Amígdalas hipertróficas o inflamadas.
  • Desequilibrios del control nervioso que afectan el mantenimiento del equilibrio muscular durante la deglución.
  • Pérdida prematura de los dientes temporales anteriores y presencia de diastemas interincisales grandes (espacios entre los dientes incisivos). Cabe aclarar que existen estadios de transición entre la dentición primaria y mixta en los que debido a la pérdida del grupo incisivo se produce un espacio que permite temporalmente la interposición lingual, tienen una duración muy breve, no producen efectos adversos y no requieren de tratamiento.

A partir de los 6 años de edad, la presencia de cualquiera de estos hábitos miofuncionales, puede provocar un desequilibrio notorio en el desarrollo facial y dental del individuo.

La gravedad de las alteraciones depende de la edad en que la/el niña/o comienza a desarrollar el hábito, la intensidad, duración y frecuencia con la que se realiza.

Cuanto menor sea la edad del paciente mayor puede ser el daño porque el hueso tiene más capacidad de moldearse. Si actuamos de manera temprana, tendremos más posibilidades de modificar el patrón de crecimiento de los maxilares y el desarrollo de los arcos dentarios.

¿A quién debo consultar?

Además del tratamiento ortodóncico por la presencia de maloclusiones, el tratamiento para la deglución atípica consiste en la terapia miofuncional, que se debe llevar a cabo entre el odontólogo y el fonoaudiólogo, siendo la relación entre ambos profesionales de carácter anatómico y funcional. De carácter anatómico, ya que se debe a la intervención de elementos anatómicos, tales como: faringe, labios, lengua, dientes y paladar blando, durante la función masticatoria y articular; y de carácter funcional, por la adopción del organismo a funcionar dependiendo de sus necesidades de defensa y supervisión (función de adaptación).