Día Mundial del Glaucoma: ¿cómo afecta este ladrón silencioso de la visión a las mujeres?

El glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible en el mundo. Casi siempre es una enfermedad silenciosa en la que se va perdiendo la visión y el paciente no se da cuenta. Esto sucede en el 75% de los glaucomas y es la forma clínica que se conoce como glaucoma crónico de ángulo abierto. Esta forma de glaucoma afecta por igual a hombres y a mujeres, en general después de los 40 años.

Existe, además, un tipo de glaucoma denominado de ángulo cerrado que es menos frecuente que el anterior y que lo padecen más mujeres que hombres. Puede ser más agresivo y doloroso y termina en ceguera en un mayor número de casos. Los factores predisponentes para el glaucoma de ángulo cerrado, además del género, son la edad avanzada y la etnia asiática. La principal característica de los ojos de estos pacientes es que las estructuras internas de su parte anterior están muy próximas entre sí, lo cual favorece el cierre angular.

Si bien la definición de glaucoma no incluye a la presión ocular, de hecho hay glaucomas sin presión, esta es un importante factor de riesgo. Es decir, si la presión ocular está alta es muy posible que se dañe el nervio óptico en forma progresiva e irreversible, lo cual constituye la característica principal del glaucoma.

Puede haber también glaucomas congénitos, que se inician cerca del nacimiento, y glaucomas secundarios, como los causados por golpes, o por el uso prolongado de ciertos medicamentos como los corticoides.

La consulta anual al oftalmólogo permite el examen médico necesario para la detección y el tratamiento del glaucoma.